Prólogo Las fuerzas finales de esos dos países

“Ríndete”

“Ríndete”

Un frío blanco brillante.

En un mundo que era un mar de árboles y tierra, hasta donde alcanzaba la vista, estaba sellado en hielo, un joven que agarraba su espada y una chica joven que llevaba ropas reales intensas hicieron al mismo tiempo esa declaración.

“… Espadachín del imperio, ¿Escucharé tu nombre?”

“Iska”

El joven que agarraba su espada contestó rápidamente. Tenía el cabello castaño negro y un cuerpo completamente templado por el riguroso entrenamiento que había tenido desde niño. Sus rasgos todavía eran insuficientes para que le llamaran adulto, pero, con un par de espadas: espadas de acerco negro y blanco listas, su mirada se llenó con una luz aguda al igual que una espada desnuda.

“¿Y tú?”

“Aliceliese Lou Nebulis IX. ¿Ya te has dado cuenta, ¿no? El usuario espiritual al que el imperio llama Ice Witch of Calamity no es otra que yo misma”

La joven estaba parada sobre enormes cristales de hielo. Su rostro estaba oculto por su tocado con incrustaciones de lapis lazuli y su voz resonando en el mar de árboles era digna. Ella dio la impresión de un nombre doncella. Y luego, una vez más:

“Entonces, ¿Arrinconaste al cuerpo Star Spirit Nebulis por tu cuenta?”

“Entonces, ¿Estás diciendo que destruiste el núcleo del reactor de armas del imperio todo por tu cuenta?”

El joven y la chica hablaron al mismo tiempo.

“… Está bien”

El primero en asentir fue el joven espadachín. Detrás del joven había soldados vestidos con túnicas con armadura a prueba de balas sobre ellos. Cada uno de ellos, con un único golpe, una única espada con precisión y velocidad trascendental, habían perdido la conciencia como si estuviera durmiendo.

“¿Quién eres tú? ¿Cómo podría un soldado que no es parte la unidad Holy Apostles bajo la supervisión directa del emperador, y mucho menos incluso si es un comandante, abrumar al cuerpo Star Spirits Nebulis?”

“Eso es lo que me gustaría decir”

Así dijo la chica joven conocida como Ice Witch of Calamity, y el joven espadachín que la estaba mirando correspondía sus palabras.

“Además de llegar hasta el núcleo del imperio por tu cuenta, atravesaste las defensas y destruiste el reactor de energía. No es algo que un usuario espiritual ordinario pueda hacer”

El mar congelado de árboles y nieve en la zona dejó escapar un escalofrío que haría pensar en la edad de hielo de la antigüedad. Y en su parte posterior, había un núcleo de un reactor enormes armas que no pudo conservar su forma original después de ser aplastado mientras estaba completamente congelado. Y el que ejerció tal tremendo poder que era comparable a un cataclismo, no era otra que esa chica joven.

“¿Justo quién eres tú?”

“¿Justo quién eres tú?”

La utopía mecanizada, la carta de triunfo templada por el imperio – el sucesor de Black Steel, Iska.

La bruja del paraíso, la bruja más prominente del Nebulis Imperial Household Agency – la Ice Witch of Calamity, Alice.

Los héroes de esas dos naciones se enfrentaron entre sí.

Y así, comenzó el encuentro entre aquellos dos, y el destino que les entrelazó.

Index  Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s