Epílogo Debajo de este hermoso cielo estrellado

El páramo como polvo bailaba en el aire.

Después de que el hielo que rebasaba el suelo arenoso se derritió, la tierra abierta por la vara celestial permaneció en su lamentable estado. Y dentro de esa figura de tono negro.

Poco a poco, el viento arrastró la arena. Y realmente solo por una pequeña cantidad, el espectáculo de la tierra siendo llevada al corazón del suelo podía ser presenciada. Era como si la tierra intentar llenar la fisura con arena. Como si el planeta en sí tuviera voluntad.

Sigue leyendo