Prólogo

La chica travestí que pertenecía al equipo de las fuerzas especiales Sleipnir – Jeanne Hortensia – poseía raros ojos.

Visión de largo alcance que discierne los objetos lejanos, visión dinámica que captura los objetos que se mueve a gran velocidad, visión periférica que proporciona plena conciencia de todo lo que se ve a su alrededor –

A pesar de su excelente visión en todos los aspectos, lo que realmente destacaba de ella eran las funciones mentales capaces de procesar la información obtenida a través de la vista.

Sus ojos eran tan sensibles que la información transmitida a su cerebro era más de diez veces mayor que la de una persona normal. Al procesar esta información meticulosamente, también controlo la percepción espacial de alto nivel y el juicio de la situación.

La llamada intuición se basaba en información proporcionada por los sentidos de la vista, el oído, el olfato y el tacto – predicciones sensoriales derivadas de la heurística.

En el caso de Jeanne, la visión sola ya aseguraba suficiente información para impulsar decisiones intuitivas.

La información obtenida a través de la visión era la más rápida ya que la luz era el medio.

En consecuencia, su intuición era más aguda que la de otras personas sin necesidad de depender de la entrada del sonido o el olfato.

Laboratorio de Asgard en Tokio, Japón – 4to piso bajo tierra.

Al presenciar el despertar de la niña Kraken, ella inmediatamente tomó la decisión en una fracción de segundo de retirarse.

Una pequeña hendidura había aparecido en el tentáculo plateado… en el instante en que Jeanne vio el ojo púrpura a través del hueco, lo comprendió más rápido que nadie.

Había un monstruo que ella no podía manejar.

Dejando atrás al director del laboratorio Miyazawa Kenia, parada allí petrificada por la sorpresa, Jeanne regresó a la inversa por la misma forma en que se había infiltrado en el laboratorio.

Alcanzar el suelo tomó cinco minutos.

Debido a que los sistemas eléctricos estaban caídos, las instalaciones del laboratorio estaban envueltas en la oscuridad. El sistema de seguridad también estaba en silencio.

Queriendo salir cuando antes mejor, Jeanne corrió hacia la valla perimetral cuando ocurrió la calamidad.

Parte del patio delantero del laboratorio, un césped cuidadosamente recortado, se hinchó, luego la tierra y el suelo volaron hacia el cielo.

Esto dejó un agujero profundo como resultado.

Al mirar hacia el fondo del pozo, Jeanne sintió un escalofrío recorrer su espina dorsal.

– Vino.

Al ver el brilló púrpura en medio de la oscuridad, Jeanne se dio la vuelta y corrió tan fuerte como pudo.

Sin embargo, fue perseguida. Jeanne podía sentir que la presencia se acercaba, separando obstáculos.

– ¿Por qué yo?

La pregunta surgió en su mente, pero ella ni siquiera tuvo el placer de mirar hacia atrás.

Continuando escapando mientras evitaba las áreas urbanas, Jeanne escuchó unas pequeñas lágrimas.

“… ¿Huh?”

Sorprendida, Jeanne miró hacia atrás… y lo vio.

La perseguía la figura de una niña y llorando.

El ojo de la niña brillaba púrpura mientras su largo cabello ondulaba inquietantemente.

Totalmente no humana, no estaría mal llamar a eso la apariencia de un monstruo.

Sin embargo, la cara de la niña no tenía hostilidad ni la intención de matar.

En la oscuridad, la excelente visión de Jeanne no tenía hostilidad ni la intención de matar.

Era inquietud, tristeza y anhelo.

La niña estaba ansiosa por ella. Eso fue lo que intuyó Jeanne.

Inmediatamente, el miedo de Jeanne se apaciguó, porque comprendió que a pesar de ser un monstruo que ejercía un poder asombroso, lo más importante, era solo una niña llorando.

Deteniendo sus pasos, Jeanne esperó a que la niña se acercara.

Usando su cabello plateado como hilos, la niña destruyó todo lo que se encontraba en su camino mientras avanzaba.

A pesar de ser golpeada por escombros volando, Jeanne no esquivó.

Ella había visto muchos ejemplos de tales niños errantes.

Niños perdidos e indefensos, cuyos padres murieron en los campos de batalla.

Jeanne misma… era una de ellos.

La mayoría de los que se alistaron en el ejército a esta edad tenían tales antecedentes.

Al ver que Jeanne había dejado de moverse, la niña dejó de llorar y mostró sorpresa en su rostro.

“Está bien. No voy a correr más”

Cuando Jeanne la miro a los ojos y le habló, la niña comenzó a correr desesperada.

Con el cabello plateado revoloteando, el ligero sonido de los pasos, la niña se abalanzó sobre Jeanne y la abrazó.

Luego comenzó a llorar otra vez, lo suficientemente fuerte como para hacer eco en los alrededores, agarrando con fuerza la ropa de Jeanne.

Al ver las lágrimas de la niña, Jeanne se convenció.

Esta niña era… humana.

***

 

“Ella no… es un dragón. Como nosotros, ella es… humana”

En la casa donde Mononobe Mitsuki solía vivir con su familia original, en el dormitorio del 2do piso…

Así murmuró la despierta Jeanne Hortensia, recordando su encuentro con la niña.

Delante de Jeanne, apareció expresión de sorpresa en la cara de dos chicas.

Kili Surtr Muspelheim y Lisa Highwalker.

Jeanne había sabido de Kili y Lisa que la niña, Kraken Zwei, era rechazada como un dragón.

Pero después de conocer a la niña, Jeanne había llegado a comprender que, a diferencia de otros dragones, Kraken Zwei no era un monstruo imposible de comunicar.

“Humana… sigues diciendo eso, Jeanne-cha-… no, pero, ¿No te capturo esa cosa? Casi me mato, y me lance para rescatarte”

Kili comentó con desagrado. Casi usó el nombre real de Jeanne, pero Jeanne solía llamarse a sí misma ‘John’ bajo el disfraz de un hombre.

Jeanne tenía mucho miedo de que su género real saliera a la luz. A pesar de encontrarlo como una molestia, Kili aceptó a regañadientes.

“¿Capturada…? No, eso no fue lo que sucedió… estoy segura de que…”

Jeanne sintió su propio cuerpo. Sorprendida, se tragó el resto de su frase.

“¿Qué pasó? ¿Podrías compartirlo con más detalle?”

Al ver la mirada desconcertada de Jeanne, Lisa preguntó con voz seria.

Poniendo su mano sobre su propio pecho, Jeanne respondió con voz perpleja.

“Se supone que estoy muerta. Fue cuando intenté protegerla”

Index   Siguiente