Capítulo 01 Velas de la flota expedicionaria

Parte 01

Ese día, la ciudad Yokosuka, prefectura de Kanagawa, estaba nublada y de vez en cuando parecía que llovería.

Para salir del puerto, era un clima bastante deprimente.

Hiroyuki Kuze, de las fuerzas de autodefensa terrestres, se alineó en la barandilla con un subordinado y miró hacia la base de las fuerzas de autodefensa marítimas de Yokosuka.

Debido a que la cubierta del barco de transporte era aproximadamente la altura de un edificio de cuatro pisos, tenían una vista imponente del muelle.

La lluvia golpeaba ligeramente su mejilla. En el muelle, se escuchaba la voz chillona de una periodista de televisión.

“¡Sí! ¡Esta es la fuerza de defensa marítima! Justo ahora, ¡La flota ha zarpado! Se llama ‘Cooperación internacional’ y la flota está navegando para unirse a la llamada fuerza de paz de la ONU.

Ella habló con una voz decidida y tensa que le permitió a Kuze escucharla muy bien. Esto era probablemente para las noticias de la noche, que retratarían a las fuerzas de autodefensa como ‘Envió de tropas’ a países extranjeros con fuerte música de fondo.

“Esta vez, la flota despacho un buque de transporte y buques de suministros, defendidos por el destructor de clase Aegis de las fuerzas de autodefensa marítimas con un total de cinco naves. Se dice que el buque de transporte posee tanques y helicópteros militares de última generación. Es una ‘Unidad operacional’ a diferencia de cualquier unidad despachada anteriormente”

La cámara reveló la figura de la reportera, con su impermeable, mirando a la flota que se alejaba.

“El buque insignia ‘Ibuki’ es un destructor de clase Aegis de última generación y fue construido para ser un misil balístico que intercepta busques de combate; las fuerzas de autodefensa lo han armado completamente para el despliegue en el extranjero. Será desplegado en África, donde hay una gran posibilidad de que el ejército rebelde use misiles balísticos, y el ‘Ibuki’ tiene el deber, a través del derecho internacional, derribar estos misiles”

La reportera sacó un diagrama con un boceto de cómo interceptar misiles con una acompañada explicación. Y, con una expresión tensa, ella habló de la extrañeza del despliegue actual.

“Se dice que el enviado destructor de clase Aegis, ‘Ibuki’ está lleno de miembros de clase alta del ministerio de defensa y del gobierno”

La reportera dio la vuelta la tabla, revelando una imagen del desfile militar del pasado año, por el norte, de su sistema de lanzamiento balístico móvil.

“El armamento nuclear ‘Norte’ está listo para el teatro de la guerra y se puede ver en el fondo”

Ella bajo la tabla y miró al vástago destructor de clase Aegis que estaba en mar abierto.

“El esperado destructor con la capacidad de interceptar misiles nucleares está siendo enviado a África. En el peor de los casos, un grupo antigubernamental lanzó un misil balístico y lanzamos nuestro contraataque. Como resultado, Japón puede mostrar al mundo que tiene una defensa efectiva contra los ataques nucleares. Detrás de esta colaboración internacional se encuentran los planes del gobierno, lo que no está exento de conexión con la tensa situación militar en el lejano oriente…”

Ya no podía escuchar la voz de la reportera. Se habían alejado de tierra.

En el corazón, Kuze, se dio cuenta de que ahora estaban saliendo de Japón y yendo a un lugar diferente, y sus verdaderos sentimientos estallaron. Como un sentimiento de gran solidaridad confundido con un sentimiento misterioso.

Kuze levantó un poco la visera de su sombrero de trabajo de camuflaje y buscó un rostro familiar entre la familia y parientes en la despedida del muelle.

En este momento, Kuze, que cumpliría veinticuatro años este año, era este momento en que su rostro honesto, aparentemente apacible y blando se volvió tan nublado como el clima.

Aunque era joven, llevaba una insignia de oficial en el cuello: una flor de cerezo y una barra. Estaba a tres pasos por debajo de un comandante o segundo teniente.

Lo que el joven oficial estaba buscando era a su ex novia, con quien se separó hace unos días. Sin embargo, a pesar de la ruptura, él todavía esperaba que ella estuviera en la despedida. Pero, ir a la despedida de tu ex novio sonaba raro por lo menos.

Al final, sus expectativas no se realizaron. Sus esperanzas fueron lamentables, en última instancia. Un decepcionado Kuze alzó la vista hacia el cielo.

Aunque era solo lluvia ligera, poco a poco, llegaron a ser grandes gotas de lluvia.

“¿Estás llorando, líder del pelotón Kuze?”

De pie junto a Kuze, estaba un joven… bueno, la única forma de describirle es que parecía muy joven… el nuevo miembro de la tripulación y subordinado, quien preguntaba. Ichinose estaba bordado en el bolsillo del pecho de su uniforme de camuflaje.

Aunque era como un niño riéndose amenazadoramente como si tuviera un profundo significado, y a pesar de ser el subordinado y Kuze su superior, no importaba: se llevaban bien. Kuze pensaba que tal vez sea porque decía lo contrario de lo que haría sin ninguna vacilación o reserva.

“No estoy llorando”

Honestamente, era un farol.

“Eso es mentira, estaba llorando bastante. Tu novia no apareció”

“Ex novia, estúpido”

“Y sin embargo estás llorando ahora”

Soltando un suspiro entre una sonrisa irónica, Kuze puso cara seria de un capitán y miró a las personas en el muelle.

Era como una película de hollywood, con amantes que se encontraban y besaban y susurraban: “Rezaré para que regreses a casa de forma segura” No pediría ese tipo de extravagancia. Solo, alguien a tu lado que quieras proteger. Eso es lo que quiero. No es una extravagancia tan grande para un oficial de autodefensa, pensé. No debería un militar que pueda quejarse de que nadie les haya despedido.

Como ella dijo cuándo me gradué de la academia de defensa, no tuve que hacer la lamentable elección del camino para llegar a ser un oficial de las fuerzas de autodefensa; podría haber llegado a ser un asalariado normal en alguna compañía, tal vez hubiera estado bien si hubiera sido así. Sin embargo, ella me esperó. Incluso hasta el final, ella todavía esperó.

“Alguien tan amable y gentil como tú no sería adecuado para ser un comandante de las fuerzas de autodefensa”

Indirectamente, ella deseaba que yo pensara en un futuro de dos personas. No pude cumplir su deseo. Qué triste visión…

La lluvia continuó vertiéndose en la cubierta del buque de transporte, y Kuze se disgustó consigo mismo.

“… ¿Acaso un hombre tan testarudo no le gusta más que su ex novia?”

“Tú, vas a tener que limpiar los inodoros durante tres meses seguidos a partir de hoy”

“¡Qué abuso de autoridad!”

“¡Ah! Ichinose, mira!”

Kuze señaló a una chica joven que todavía estaba en el muelle. Ella vestía un uniforme de la escuela secundaria y tenía dos coletas.

“Mira, allí. Tu hermana pequeña vino a despedirte. Ella se ve preocupada”

“¡Oh! ¿¡Mina!? Hombre, incluso después de que le dije que estaba bien”

La gente desapareció inmediatamente en el horizonte después de reducirse al tamaño de un grano de arroz. Para aquellos en el muelle, la flota era igual entre la lluvia.

Cuando la periodista vio que la flota desaparecía entre la niebla, ella habló.

“La flota llegará a África en aproximadamente un mes, predecimos. Después de llegar, el ejército terrestre y marítimo comenzará con los demás países participantes; contener al ejército rebelde. Las fuerzas de autodefensa terrestres establecerán bases en la retaguardia del ejército estadounidense y proporcionará apoyo logístico, como tratamiento médico y transporte acuático”

Por lo tanto, las fuerzas de autodefensa contribuyen a que la flota de envió de las naciones unidas abandone su país de origen. ¿Qué estará esperando? Una salida que nadie esperaba.

 

Parte 02

Aegis. En la mitología griega, el dios supremo Zeus le dio a la diosa de la sabiduría y la victoria militar Atenea: el escudo más fuerte. Llamado el destructor Aegis.

Se llamaba sistema Aegis. Se llama el ‘Sistema de defensa aérea’ y está equipado con un radar de alta potencia y ordenadores que rastrean y apuntan a más de 200 objetivos diferentes al mismo tiempo, siendo el buque de guerra de defensa aérea más fuerte del mundo. Son la fuerza de autodefensa y el máximo símbolo de Japón de la filosofía de guerra japonesa: el sistema de seguridad de defensa exclusiva. El destructor Aegis de las fuertes de defensa marítima ‘Ibuki’ comenzó su ‘Primera comida de despliegue’ o almuerzo al mismo tiempo que el anuncio.

Dado que se desplazaban unas 10.000 toneladas de plena carga y tenía 170 metros de longitud, es un buque de guerra a gran escala, incluso comparado internacionalmente.

Por supuesto, también tiene una gran tripulación. Por lo general, el comedor general, o el restaurante para la tripulación general, está muy lleno a la hora de la comida actual.

A un lado está la habitación de dirección, que es para las comidas de los oficiales, y está envuelta en una atmosfera seria. Da una impresión tranquila única en el buque de guerra.

“¡Comandante presente, atención!”

Un oficial levantó la voz y en la gran mesa donde los oficiales se sentaban y ellos, todos juntos, corrigieron su postura.

De repente, un único hombre entró a la habitación y se sentó en la cabeza de la mesa.

El hombre vestía el mismo uniforme naval negro que los demás oficiales.

De un vistazo, podías decir que era joven.

Pero, esto era debido a su ambiente. Sostenía la espalda más recta que los jóvenes a su alrededor, y tenía ambición.

Su cuerpo también es pequeño, pero tiene la dignidad de uno al que no le importe eso. En lugar de dignidad, podría ser correcto decir que es fiabilidad.

Por apariencia, sin importar dónde lo mires, él era el tipo de hombre que parecía una buena persona. Él es Kaburagi Norio, el contraalmirante. Está al mando de la flota de envió de fuerzas para el mantenimiento de la paz de la ONU.

“¡Descansar!”

“¡Descansar!”

“Oh está bien. Apresúrense y terminen de comer. Todos comer. Oh, hoy es viernes. ¿Es curry?”

Al principio era formal, luego Kaburagi detuvo al oficial gritando la orden.

No creía que hubiera una razón real para continuar las formalidades. Era muy a él pensando que habría desilusión si hubiera oficiales con una sonrisa y él no tomara medidas enérgicas.

“Eres igual que siempre, comandante Kaburagi”

La voz clara sonó en toda la habitación de la habitación. Sentando en una silla frontal estaba el jefe del estado mayor del comando de la flota, el comandante Shuuji Katou.

Aquí, en medio de una formación de oficiales, él era una persona terriblemente conspicua.

El hombre, que llevaba gafas elípticas sin marco, tal vez era debido al ángulo, pero reflejaban mucha luz, lo que le permitía ser famoso por ser visto desde lejos en la cubierta.

Debido a su cara de bebé, uno pensaría que podría pasarse como un estudiante de secundaria. Realmente le separaba de todas las caras sórdidas y arenosas a su alrededor.

Si otorgaran el puesto de oficial jefe del estado mayor según la antigüedad, no podrían verlo en absoluto sobre él.

Era el brazo derecho del comandante Kaburagi. Por eso estaba sentado tan cerca de Kaburagi.

“Soy el oficial al mando; si digo que está bien, está bien”

El rostro ampliamente sonriente de Kaburagi era como si estuviera lleno del vigor de un hombre joven. No le prestó atención a los variados pensamientos que le rodeaban mientras se llevaba el curry a la boca.

Mientras nadie le daba ninguna consideración, Kaburagi se dio la vuelta para almorzar, uno de los pocos placeres a bordo de un buque de guerra, y tenía una atmosfera de una comida tranquila.

Solo una persona, únicamente el comandante jefe del estado mayor Katou, habló sobre su informe.

“De acuerdo con el escuadrón de monitorizar la meteorología, el tifón que se desarrolló ayer está cambiando el rumbo de su ruta original”

“Oh, eso es un alivio. ¿Hay algo más?”

“No, nada en particular. Ah, ayer tuve un sueño bastante extraño”

“¿Sueño…?”

Hizo lo que pudo para mantener la compostura calmada, luego Kaburagi tuvo que apartar la mirada de Katou.

“Sí. No puedo recordarlo bien, pero… había una chica que le crecían alas en la espalda, y luego sangre comenzó a llover…”

Todos en la habitación de dirección giraron sus ojos para mirar al hombre que contaba una historia tan extraña. Y, ciertamente, Katou también puso esa risa amarga suya.

“Jajaja. Lo siento, esta ciertamente no es una historia para contar en medio de la comida”

Pero, Kaburagi no iba a dejar que la historia fuese descartara de esa manera.

“Eso es extraño, ¿no?”

“¿Hm?”

“Yo también lo vi. Una chica alada siendo sacrificada”

“¿¡Eeeeh!? ¿E-Es cierto?”

Como si estuviera sorprendido desde el fondo de su corazón, Katou abrió los ojos, lleno de curiosidad, muy abiertos.

Un sacrificio… ah, probablemente era ese tipo de situación, gimió. Un sueño, una chica alada, un sacrificio, y el mismo sueño compartido por su subordinado, ¿eh?”

“Comandante, ¿No es como si estuviera cansando?”

Los oficiales superiores se miraron los unos a los otros. Después de escuchar una historia tan extraña, intervinieron los oficiales médicos.

“Sí, porque ha sido un calendario doloroso hasta ahora…”

Ibuki se aplicó a la duración del viaje.

Lo que se quería decir con estas palabras era sobre el tiempo dedicado a esta flota actual. Esta flota se organizó y se le asignó una misión.

Retrocedamos hace seis meses.

Debido al conflicto con un país en África, una instalación de la ONU había sido atacada con bastante terrorismo en rápida sucesión, por lo que se decidió enviar activamente tropas para una misión de paz de la ONU liderada por los EE.UU y Gran Bretaña, pero no hubo suficientes tropas.

Esto llevó a una solicitud de apoyo a los países aliados con estos países. ¿Quién más respondió sino Japón?

Enviaron la fuerza de autodefensa marítima además del Ibuki de última tecnología, equipado con helicópteros de clase alta, y han estado tirando de grandes barcos de suministros como apoyo.

El plan era hacer un ataque terrestre.

“Las fuerzas armadas de los países adicionales eran para el apoyo humanitario” y otras palabras similares estaban bien de escuchar, pero al final era solo especulación política. Aun así, la arrogancia lujosa del ministerio de defensa llevó a querer simplemente sumar puntos como una especie de ingreso. Ese era el tipo de envió que era.

Pensaron que, si la fuerza de autodefensa fallaba en algún momento, cubrirían la responsabilidad en el campo, dirían que estaban en contra de la orden de Kaburagi, probablemente algo así: “¡Maldición!” Pensó Kaburagi, quien se dedicaba a este teatro de combate.

No sabía si le ayudarían o si tendría que cargar con esta carga, pero debido a que el peor evento posible es posible, la munición para armas había estado llena incluso hasta el día de hoy.

La fuerza de autodefensa marítima está utilizando el destructor Aegis Ibuki y un helicóptero 10.500 toneladas que ayudará a los buques más débiles.

Es decir, no hay ningún error de que se dirijan al campo de batalla.

Dentro de los políticos, hay quienes se complacen en decir que ‘Japón puede jactarse de tener una flota naval entre las mejores del mundo’ pero no hay razón para crear una flota naval tan optimista. Pero, Kaburagi tiene el deber de no ser tan pesimista.

Le gustaba el campo. Si fuera posible, le gustaría subir al buque hasta su jubilación. Si la vanguardia no estuviera liderando el campo, tendría que tomar la iniciativa en su lugar. Esa era la creencia de Kaburagi. Esta personalidad es su desgracia y un ascenso aún mayor sería una gran visión de la desesperación.

Pero, en el presente:

Si el capitán Kaburagi y yo viéramos las cosas normalmente, habríamos notado la señal de peligro. El escuadrón médico nos advirtió.

“Dejémoslo ahí”

El teniente coronel Katou comenzó a burlarse de las tropas marinas, pero Kaburagi lo finalizo.

… Esto también era un poco extraño.

Bueno, él era el oficial de armas más joven de la historia y era el tipo de chico problemático que nunca se retendría: aniquilaría por completo a las tropas enemigas en una práctica de tiro virtual, así que tal vez fuera natural.

Eso, y el jefe de gabinete fue elegido de las tropas de su hogar. Sin embargo, si el elegido fuera alguien más, ni una sola palabra se diría en contra.

Mientras Kaburagi soltaba una pequeña carcajada, comía el legendario curry tradicional del que uno nunca se cansaba, sin importar cuanto lo comiera.

Incluso si viajaba en el buque durante 30 años, el sabor familiar calmaba su espíritu. Este era un momento muy especial, sintió, durante la comida del almuerzo. Si el destino del envió llegara a ser un destino de guerra, no podría mantener esa ocurrencia diaria y ordinaria.

Mientras pensaba en estas cosas, Kaburagi ya había reflexionado sobre la historia de Katou.

… Una chica con alas en su espalda. Ella tenía la atmosfera de alguien que tenía algún tipo de pedido. Sí, una atmósfera muy apremiante.

El algún momento, Kaburagi se olvidó de comer y se centró en una sola cosa. El hecho de que vieron el mismo sueño, no significaba que algo sucediera. A pesar de esto, tenía una inquietud sobre todo el asunto. Probablemente era la intuición de un marinero.

“Sí… fuisteis vosotros, ¿verdad?”

“¿Eh?”

Pudieron escuchar la voz de una joven.

Al instante, hubo confusión, tal vez fue solo un susurro de su imaginación. Sin embargo, pronto, Kaburagi, sorprendido, levantó su rostro.

La cuchara que Katou dejó en su curry se llevó a su boca mientras se centraba en un solo punto. Kaburagi también miró su línea de visión. Mientras lo hacía, pudieron ver a una chica vestida de seda.

“¿Qué –?”

Ella estaba en la gran mesa, en medio de donde los oficiales miraban.

¿La que vi en mi sueño?

Sobre su espalda, Kaburagi tuvo una corriente de sudor frío. Estaba ardiendo de sudor.

Con un ruido sordo, los oficiales presentes se levantaron de su silla y se quedaron plantados.

“¡O-Oy! ¿Quién eres tú? ¿Cómo invadiste este buque?”

“¡Comandante, por retroceda!”

Un solo subordinado preguntó esto, pero Kaburagi solo comenzó a mirar a la joven intensamente.

“¡T-Tú eres…!”

Él sin duda vio a la chica ayer.

En su sueño.

Tenía el pelo largo y plateado hasta la cintura. Entre las brechas en los mechones del cabello, podías mirar a través del vestido de seda blanca para ver el diseño geométrico que recorría todo su cuerpo como un tatuaje. Y, en su espalda, alas grandes y blancas. Entonces, ella abrió los ojos.

“Tengo que confiarles algo a vosotros”

Kaburagi no podía entender el significado de sus palabras, y Katou comenzó a hacerle una pregunta a la chica.

“¿Confiar algo? ¿Exactamente qué estás confiando?”

Hizo una pregunta en tono serio, la soledad de Katou se sorprendió por la mirada amable en las pupilas de la chica.

“Lo siento…”

“¡O-Oy!”

Una vez más, la chica cerró los ojos. Kaburagi sintió algo. De repente, levantó la voz para hablar.

En ese instante, la habitación de dirección se oscureció. Sin embargo, no fue que la luz se apagó. Todos en la habitación comenzaron a caer en un sudor incómodo.

La joven abrió la boca para cantar una canción con una melodía curiosa. Y, una débil luz verde salió de debajo de sus pies. Entonces, se podía ver que algún tipo de patrón comenzaba a moverse alrededor de su cuerpo.

Katou, que estaba al lado de Kaburagi, fijó sus ojos en esa luz.

“¿Un círculo mágico?” Katou tenía un hobby de leer revistas de ocultismo, y esta escena parecía la imitación de una.

“¿Qué estás haciendo? ¡¡Detente!!”

Uno de los oficiales jóvenes se movió para detenerla y dejarla sobre la mesa. Pensó que podría detenerla ya que ella es solo una chica desarmada.

“¡Eso es malo, detente!” Kaburagi sintió una mala premonición y gritó. Balanceándose, el espacio de la habitación de oficiales estaba distorsionado.

Como esta situación era una sensación que nunca antes habían tenidos los hombres, todos pensaron que podría ser una ilusión debido al gas venenoso de un terrorista.

Continuando, una oscuridad como el alquitrán parecía desbordarse del patrón de la chica. Es decir, primero se puso sobre el mantel blanco, y realmente hizo que la habitación de oficiales en su totalidad parecía estar escondida a las miradas.

“¡Haugh!” La oscuridad se estaba acercando al oficial de operaciones, y a este ritmo le rodearía por completo: “¡Aaaugh!”

“Sal-Salvar… ¡detente!”

Casi como si se moviera con un propósito, esa viscosa oscuridad se tragó a los oficiales que intentaron escapar. Era como una escena del infierno. ¡Ser comidos por la oscuridad!

Los hombres sintieron un terrible temor en el fondo de su instinto.

“¿¡Hyaaaaaaugh!? ¡ayuda –¡?” Katou, para quien fue demasiado tarde correr, se desvaneció en la oscuridad con un grito.

El último que quedaba en la habitación de oficiales, Kaburagi, como comandante, ofreció una resistencia tranquila mientras la oscuridad se cernía sobre él. Se le dio el deber de proteger a sus subordinados. Agarró el teléfono del buque en la pared cerca de la entrada.

“A-Aquí, la habitación del comedor, Kaburagi… todos los miembros… un bote salvavidas…”

Dio la orden de salvar a todos, pero luego fue cubierto por la oscuridad. En el barco, la habitación de oficiales se consideraría clasificada como una habitación bastante grande si entraras, pero en comparación con otras habitaciones era bastante estrecha. Estarías atrapado en la oscuridad muy pronto después de que te persiguiera.

“Repito… todos los miembros… ku –“

No era solo la habitación de dirección; la oscuridad se abrió camino hacia las ventanas y las salidas, clamando su camino más allá de ellas. Iba a engullir todo el buque, no toda la flota.

Cuando todo a la vista fue cubierto en la oscuridad, Kaburagi fue a lanzar un último esfuerzo, una orden que pedía medidas extremas: hundir este buque, el Ibuki.

Pero, en su inconsciente conciencia, la mano que estaba usando para agarrar el teléfono del buque perdió su fuerza y cayó en las profundidades de la desesperación.

 

Parte 03

“Uh…” Enfrentándose después de caer, Kuze abrió los ojos.

Al principio, pensó erróneamente que simplemente se cayó de cara. Eso era porque su visión fue obstruida por algo. Él pensó que este ‘Algo’ era la cubierta del buque. Pero, él estaba equivocado.

Podía sentir la fría sensación de la cubriera en su espalda. Era como si cayera mirando al cielo. Lo que estaba bloqueando su campo de visión era como una niebla a su alrededor.

“¿¡Uuh!?”

Hm, ¿De qué trata este sentimiento de maldad dentro de la niebla que se desvanece? Levantó la parte superior de su cuerpo e intentó inspeccionar su entorno. Recordó que la misteriosa oscuridad vino repentinamente del destructor Aegis Ibuki.

Antes de eso, él estaba, sí, se suponía que debía verificar la situación en la cubierta superior. Sí, eso era antes de que fuese engullido por la oscuridad.

Le preocupaba que los vehículos que estaban atados se soltaran de sus amarres, por lo que iba a revisar eso. Estaba a cargo de administrar esos vehículos, pero gracias a la oscuridad, solo pasó la mitad de ellos antes de salir majestuosamente de allí. Esa es la extensión de su memoria. ¿Todavía estaba en medio de un sueño? La niebla que lo rodeaba era solo una fantasía, era todo lo que podía pensar sobre esta terrible experiencia.

Para empeorar las cosas, nadie más estaba allí. La popa del buque de guerra estaba cerca, y mientras el buque continuaba, podía ver el nombre del barco. También podía escuchar el sonido del motor. En este momento, este buque de transporte no era un buque fantasma, era el verdadero buque en el que viajaba. Por alguna razón, esta comprensión le dio tranquilidad.

“Entonces, ¿Qué demonios…?”

¿Podría ser que estaba en una especie de ilusión, solo? De todos modos, solo tenía que confirmar que sus subordinados estaban a salvo.

El hecho de que pudiera abrir los ojos y tratar de pararse en esta profunda niebla es bueno, el hecho de que la oscuridad se estaba desvaneciendo era bueno, pero nada de esto era normal.

De alguna manera, logró ponerse en pie. Ningún lugar dolía en su cuerpo. El ligero dolor de cabeza comenzó a desaparecer, y ahora estaba completamente despierto.

Pronto, las cosas estarían bien, ¿verdad? Kuze continuó apresuradamente hacia la escotilla del barco.

Lul… lull…

La melodía de una canción de cuna llegó a sus oídos. Era como si le detuviera. Se detuvo y se giró para mirar la dirección de la voz.

La voz probablemente provenía de la dirección del arrecife; el estribor probablemente estaba a unos 200 metros de distancia.

“¿Qué? ¿Una canción? ¿Quién estará cantando? Esto se supone que es en medio del Océano Pacifico”

Tenía los prismáticos preparados para una inspección de la cubierta en la que estaba. El mundo más allá de la lente de los prismáticos comenzó a reflejarse en sus ojos. Lull… lullaby…

Mientras el buque de transporte continuaba moviéndose, lo vio claramente en el arrecife desapareciendo en medio del océano.

“¿¡Eso… eso no puede ser!?”

En ese arrecife vio la figura de personas. Al principio, pensó que eran algunas focas o alguna otra vida marina acostada, pero eso no era…

Kuze pareció congelarse mientras miraba el arrecife que se hundía como lo hacían los de la despedida para él y la flota.

“¡Segundo teniente Kuze! ¡Estás aquí!”

De repente, desde atrás, salió una voz femenina. Cuando se giró, había una chica joven. En términos de años, parecía estar en la segunda mitad de sus 20 años, y vestía el mismo uniforme de camuflaje de las fuerzas de autodefensa terrestre que Kuze.

“¿Comandante de compañía Itai?”

Mientras miraba a la figura que le habló, gritó el nombre de la figura. Itai Kaori de la fuerza de autodefensa terrestre de primera clase. Kuze estaba en la compañía de la cual ella es la comandante.

Ella estaba en las fuerzas de autodefensa femenina, mientras que Kuze estaba en la academia de defensa y era su mejor alumno. Ella era una mujer de clase alta atemorizante, de regreso en la academia.

Aparte de eso, es bueno conocer a otra persona. Y con alguien con quien tengo una relación, esto es bueno. Mientras confirmaba quién era, Kuze corrió hacia donde ella estaba. Mientras corría, se sorprendió un poco y su pie se pillo, y se tropezó.

“¡A-Aquí está mi informe!”

“¿Por qué?”

Ella hizo una mueca ante la expresión dolorida de Kuze. Su cabello largo hasta los hombros se balanceaba con la brisa del océano. En silencio, nada distraída de su hermosa apariencia y figura.

“Ac-Ac-Ac-Actualmente, en estribor del buque madre, ¡Hay un grupo de sirenas!”

Desesperado, señaló en dirección de las sirenas.

Ella habría tratado de seguir su dedo para ver de qué estaba hablando si una niebla tan espesa no hiciera imposible ver hasta ahora. Kuze también se dio cuenta de esto y se quedó estupefacto. Eso era hasta que su superior le puso la mano en el hombro e hizo una expresión cómo ‘No te preocupes de eso’.

“Cálmate, teniente Kuze. ¿Dónde duele?”

“¿Huh?”

“Todavía estás confundido después del shock de ser noqueado. Está bien; te llevaré a la sala de enfermería. ¿Puedes caminar?”

“¡No estoy equivocado!”

“Sí, sí, entiendo. Vamos, regresemos al interior del buque”

Ella nunca había ganado en combate mano a mano hasta hoy. Ella firmemente le agarró el brazo y lentamente le arrastró hacia adentro con ella.

Poco a poco, la voz chillona de Kuze se hizo más y más pequeña. Pronto, la figura de la pareja desapareció de la cubierta y el silencio reino una vez más sobre el océano profundo.

La estela blanca, causada por la hélice, sería la escena de algo burbujeando a nivel de mar.

Se podía oír el sonido del agua junto a la estela; era un ruido suave y delicado, pero ciertamente allí. Era el sonido de varias chicas saliendo del mar, revelando su rostro. Era un sonido tan delicado que nadie lo notó.

Avanzaron sin un propósito claro en la popa del buque de transporte. Las tres chicas juntas y parecían muñecas en exhibición con la cabeza ligeramente inclinada. Con expresiones preocupadas, regresaron a las profundidades del océano. Sus aletas se podían ver cuando saltaban de nuevo en la estela causada por la hélice.

Anterior   Index   Siguiente