Capítulo 05 La lápida de Mordred

Parte 01

¡Para! ¡Por favor deja de…!

Ansarivan, la ciudad de la academia, fue destruida justo frente a Silvia.

Era un acto de destrucción total.

En la plaza St Durham, un lugar para que el público descansara, había una enorme bestia necromancia de color gris atacaba con un frenético frenesí.

Por cada paso, la necromancia hacía que los edificios colapsaran frágilmente como troncos.

Las piernas de Silvia se sentían débiles y cayeron al suelo.

“¡Princesa, por favor ven conmigo”

Incluso cuando Ash gritaba a su lado, Silvia estaba asustada y no respondió.

Aaa… ¿Un sueño?

Silvia estaba mirando los eventos pasados desde arriba. Ella se sentía fantasmal.

Qué embarazoso para mí quedarme paralizada mientras estoy sentada en el suelo…

Silvia en el aire sintió que ‘Inútil’ era la única palabra que se podía usar para describirse a sí misma.

Qué inútil soy, no me extraña que Ash me haya regañado.

“¿De qué estas bromeando… qué tipo de princesa eres? ¿De qué familia de caballeros real eres? Si realmente eres un excelente monarca, ¡Entonces pruébalo!”

Ash levantó su mano derecha.

“¡Lo siento, pero no te ofendas!”

Tal como recordaba, Ash le dio una bofetada a Silvia en la cara.

Gracias a ese despiadado golpe, Silvia logró escapar de los grilletes del miedo, y estaba decidida a luchar al lado de Ash.

A pesar de que ese incidente había sucedido hace solo unos meses, ya parecía que habían pasado años.

Ella tenía la sensación de que probablemente sea porque había vivido su vida al máximo durante los últimos meses. Además, después del nacimiento de Eco, hubo muchos cambios en su vida académica que habían sucedido.

¿Por qué era esto entonces?

Silvia de repente sintió que algo no estaba bien.

Desde esta perspectiva, cuando estaba mirando la necromancia, sintió algo.

– ¿Reconozco la necromancia? Cómo podría…

Lógicamente hablando, esta era la primera vez que Silvia era testigo de un monstruo tan espeluznante.

De hecho, ella nunca había visto un dragón tan grande y de pelo negro en toda su vida.

Sin embargo, Silvia ahora sentía que la necromancia parecía muy familiar.

¡Podría ser!

Silvia tuvo una idea.

Una vez que se hubo dado cuenta, estaba pensando que cómo pudo ser tan lenta.

¿Es Mordred?

Mordred era el pal hermano de Julius, pero fue asesinado personalmente por Julius.

¡Sí! Esa cara y acciones… de hecho se parece a Mordred. Fui demasiado descuidada, ¡Cómo no pude haberme dado cuenta antes!

 

Parte 02

La mañana del decimoquinto día del mes Cancer.

“¡Mordred!”

¡Finalmente descubrí una pista crucial! Silvia, al mismo tiempo, saltó de la cama.

“¿Eh… estoy en…?”

Silvia no se sentía del todo bien.

El paisaje frente a sus ojos no era el familiar techo de la casa Epona.

Después de mirar a su alrededor otra vez, Silvia finalmente lo recordó…

“Lo había olvidado…”

… Esta era la habitación de Silvia de ciudad Fontaine. Silvia estaba acostada, en una cama con un top cubierto, y rodeada de lujosas cortinas.

“¿Estás despierta, princesa?” Preguntó Cosette.

Cosette, que estaba esperando en la habitación, lentamente echó hacia atrás las cortinas de la cama. Silvia se sintió aliviada después de ver su sonrisa gentil.

“Buenos días Cosette”

“Buenos días princesa. Justo ahora, pensé que te escuchar gritar el nombre de alguien… incluso cuando te has prometido secretamente a Ash-sama, aún continúas pensando en otra persona. Sentí desprecio por el comportamiento infiel de la princesa”

Desafortunadamente, esas pocas palabras de Cosette habían interrumpido el tranquilo humor de Silvia.

“¡T-Tonterías! ¡Mordred es el nombre de un dragón!”

“Jeje, es broma, pero en realidad no negaste la frase ‘Te has prometido secretamente a Ash-sama’”

Las mejillas de Silvia de repente se pusieron calientes.

“¡No es nada así! Es porque había muchos aspectos que comentar, ¡Me había olvidado de ese!”

“Entonces intentaré creer que lo que estabas diciendo era verdad. Hehehe”

Después de que Cosette deliberadamente se rió, ella retiró las cortinas completas de la cama. Luego caminó hacia la ventana y corrió las cortinas que cubrían las ventanas.

Al siguiente momento… deslumbrantes rayos de sol matutino inundaron la habitación.

Silvia, bajando de su cama, habló a Cosette detrás.

“Oye, Cosette. Antes del desayuno, me gustaría visitar algún lugar primero”

Cosette sonrió mientras respondía: “Es mi responsabilidad cuidar de la princesa. Estaré feliz de seguir a la princesa hasta los confines de la tierra”

 

Parte 03

No se pueden ver muchas personas temprano en la mañana en el centro de ciudad Fontaine.

Las tiendas también parecen estar cerradas hoy. Una calle vacía llena de una ligera brisa refrescante, se adaptaba muy bien a esta última temporada de primavera.

Silvia se puso el sombrero de montar un dragón para ocultar sus ojos y también usó su uniforme de academia insulso.

Con sólo ver el atuendo de Silvia, nadie en la calle debería poder darse cuenta de que ella era la cuarta princesa. En contraste directo con Cosette, que seguía justo detrás de ella, llevando puesto un atuendo de criada real y se veía mucho más llamativa.

Había ocasiones en que los guardias se acercaban a ellos para un control de seguridad, pero mientras Silvia levantara su sombrero para exponer su cara, “¿No eres la princesa? ¡Disculpa la molestia!”

Todos sin excepción se disculpaban mientras se inclinaban y luego se largaban.

Más tarde, Silvia llegó al área del mausoleo en el lado oeste de la ciudad.

Este no era un mausoleo común, sino uno especial que se usaba como cementerio para los dragones.

Había dos guardias de turno en la entrada del mausoleo.

“¿…?”

Silvia estaba confundida.

“¿Princesa? ¿Por qué vienes a este tipo de lugar?”

Los dos guardias, reaccionaron igual que los guardias anteriores, permitieron a Silvia y Cosette entrar al mausoleo.

“Vamos Cosette”

“Sí, princesa”

Silvia entró violentamente al mausoleo.

Se decía que las cenizas de Mordred fueron colocadas en el subsuelo del mausoleo. Quizás la razón por la que el Paladín Oswald lo hizo fue enterrar el nombre de Mordred junto con sus cenizas.

Después de caminar un rato por las escaleras de piedra, Silvia llegó a su destino.

Inesperadamente, ya había visitantes en la tumba de Mordred.

Una mujer con armadura.

¿Quién estaba acompañada por un caballero delgado y alto y…?

Una mujer del tamaño de una niña.

También había un basilisco parado detrás de la niña pequeña. Aunque se decía que un basilisco era de la misma especie que un Asia, parecía bastante diferente. Era una bestia con la apariencia de un lagarto.

Si es posible, Silvia no querría reunirse con las tres personas y la bestia. Eso era porque siempre había problemas cada vez que los encontraba.

“¡Ane-ue! ¡Y también… Glenn-dono y Avdocha-dono!”

Al escuchar el saludo de Silvia, los tres giraron la cabeza hacia atrás al mismo tiempo.

Verónica fue la primera en hablar de los tres.

“¿No eres Silvia? ¿Por qué viniste a este lugar?”

Los ojos de Verónica estaban tan fríos como solían ser, como un águila que encontró su presa. A pesar de que Silvia temblaba, ella todavía respondió con calma.

“Estoy aquí porque recordé algo. Ane-ue, ¿Por qué estás aquí? De todos modos… y mucho menos Glenn-dono, ¿Por qué Avdocha-dono también está aquí?”

“¡Qué! ¿No estás satisfecha de que estemos aquí? ¿Quieres que te vuelva a rasgar la ropa en dos? ¿Quieres mostrar ese par de tetas de vaca delante de tu ex prometido…?”

¡Ay!

Verónica, sin previo aviso, golpeó la cabeza de Avdocha con sus guantes, lo que la hizo llorar de dolor con lágrimas en los ojos.

Ese golpe debió dolor mucho… Silvia había probado el dolor de sus nudillos en numerosas ocasiones. Silvia la compadecía de todos modos.

“Avdocha, ¿Cuándo te di el derecho de sermonear a mi hermana?”

“Uuu. ¡Tirana! ¡Mi cabeza está ahora hinchada!”

La pequeña chica, Avdocha Kiltzkaya, era llamada ‘Avdocha The Convict’ por el público, pero en realidad era una ex terrorista y ahora en realidad era la líder de las fuerzas extrajeras al servicio del país Lautreamont Knight. Previamente, durante la visita de Verónica a Ansarivan, ella había causado muchos problemas a Silvia.

“Sí, así que todavía tienes energía extra para decir tonterías”

“¡Ay! ¡N-No me pegues más en la cabeza o de lo contrario no podré crecer más!”

“Ya has superado los veinte años y todavía estás pensando en crecer más alto? ¿Qué broma?”

“¡No seas mala!”

Incluso Avdocha no podía hacer nada cuando se enfrentaba a Verónica. Debido a que se veía como una niña, parece que era una niña siendo regañada por algunas bromas.

“Ha pasado tiempo, princesa Silvia”

Glenn saludó e hizo una reverencia frente a Silvia, sin molestarse por la discusión de Avdocha y Silvia. Él continuaba siendo el mismo tipo hermoso que haría brillar tus ojos.

Glenn era el mejor amigo de Julius y también el ex prometido de Silvia. Incluso después de que su matrimonio hubiera sido cancelado, pero aún era embarazoso reunirse así.

“Glenn-dono, estoy feliz de verte rosa. Pero regresando al tema, ¿Por qué estás aquí?”

“Responderé a esa pregunta”

La armadura de su cuerpo emitió un sonido claro cuando Verónica se dio la vuelta. Al igual que si hubiera perdido interés en un juguete, Avdocha se quedó a un lado.

Verónica con un tono pesado como su armadura dijo: “En realidad, las cenizas de Mordred fueron robadas”

“¿Cuándo fueron robadas?”

“No estamos seguros sobre el momento. De todos modos, nadie esperaría que alguien quisiera robas las cenizas. Este mausoleo ni siquiera tenía guardias antes de eso. Tal vez… tal vez fueron robadas hace años y fue solo que no nos dimos cuenta”

“… ¿Cómo te enteraste ahora?”

“Por supuesto, la pista más grande se debe al incidente del mausoleo Willingham. El enemigo obviamente está usando las cenizas de los dragones como materiales para fabricar sus armas. Es por eso que he dado la orden de verificar cada mausoleo que tiene una tumba de dragón”

“Y el que estaba a cargo de la verificación era la fuerza extrajera dirigida por mí”

A Verónica no le molestó Avdocha, que parecía querer algún tipo de recompensa, y se encogió de hombros.

“… Y el resultado es como puedes ver”

“¿Qué quieres decir?”

“Las cosas son como las que esperaba. Muchos conjuntos de huesos de dragón y cenizas han sido robadas por todo el país”

“Como puede ser…”

Silvia estaba apretando los dientes.

Los movimientos de los enemigos no iban solo un paso adelante, sino dos o tres.

Este tipo de técnica cobarde debía ser del imperio Zepharos. Porque eran ellos los que entendían que ‘Las maquinas nunca podrían vencer a los dragones’.

“Hay otra cosa, Silvia. Había oído de tu heroica pelea en el mausoleo Willingham mientras cabalgabas en Lancelot. Estoy orgullosa de ti”

“Eee…”

Por un momento, Silvia no entendió lo que Verónica estaba diciendo.

Solo después de unos momentos más tarde, finalmente lo sintió desde el fondo de su corazón.

Así es… Verónica me alabo.

“Gracias Anee-ue”

Después de que Silvia le dio las gracias mientras sonreía, el rostro de Verónica se puso y ella la apartó.

EPSON scanner image

“Hmph… no te desanimes todavía. Ahora eres una chiquilla y tu prioridad es luchar por un Ark-Dragner. Entonces eliminaremos a ese bastardo Oswald del trono”

“A-Anee-ue…”

Silvia se sintió preocupada.

Verónica odiaba por completo a su padre, que no actuaba más que como un plebeyo, en la medida en que incluso le llamará ‘Bastardo’.

“Por cierto… tengo algo que contarte Anee-ue”

Silvia mostró una expresión seria.

Quizás Verónica sintió un aire anormal alrededor de Silvia, silenciosamente asintió y le permitió continuar hablando.

“Es algo relacionado con Anii-ue. Hace unos días, conocí a un tipo llamado Milgauss en el mausoleo Willingham. Él es un subordinado del imperio”

“Tengo un informe sobre ese hombre… entonces, ¿Qué tiene que ver con Julius?”

“Por favor escúchame con calma. Aunque esto es solo mi intuición… creo que Milgauss es Anii-ue”

“¡Disparates!”

La persona que gritó en voz alta no era Verónica sino el tranquilo Glenn que estaba detrás de ella.

“¿Glenn-dono?”

“¡Es imposible! Ese hombre todavía es peligroso… y ha llegado a ser un espía activo del imperio… ¡Eso es absolutamente escandaloso!”

Silvia pudo entender cómo se sentía Glenn. Glenn y Julius eran mejores amigos todo el tiempo que estudiaron en Ansarivan.

“En términos generales, ¿Qué pruebas tienes Silvia-sama -?”

“– Guarda al genial Glenn. La persona con la que estás hablando es mi hermana”

Verónica era como una entrenadora de bestias, tratando de domesticar a una bestia, cuando daba una charla a Glenn.

“Lo siento”

Incluso una persona como Glenn se arrodilló y se disculpó en el acto como una bestia azotada.

“Todavía tengo algo para reportar Anee-ue. Acabas de decir que las cenizas de Mordred fueron robadas… después de pensarlo un poco, la necromancia que atacó a Ansarivan se parecía un poco a Mordred”

Verónica se quedó atónita al oírlo.

“… Silvia, no debes contarle esto a nadie. Incluso la posibilidad de que Julius siga vivo tendría un gran impacto en la familia Lautreamont Knight. Además, Mordred, que ahora se sospecha que es la necromancia, es otro problema… esta información debe mantenerse confidencial. ¿Lo entiendes?”

“Sí… Anee-ue”

Silvia lo prometió inmediatamente sin pensarlo dos veces.

 

Parte 04

Silvia se separó de Verónica y los demás en la entrada del mausoleo.

“Ahora volveremos a la ciudad” Dijo a Silvia a Cosette.

“Sí, princesa. Todavía no hemos decidido que va a usar esta noche”

“¿Para el baile de máscara…? Es triste decirlo, pero no lo anhelo”

Silvia suspiró.

“¿Ara? Esta es una buena oportunidad para invitar a Ash-sama. De todos modos, esto es un baile de máscaras. La diferencia entre los estados sociales puede descartarse temporalmente. Solo necesitas sumergirte en la atmósfera… entonces los dos estaréis en el balcón solos después del baile. Con los rayos sagrados de la plateada luz de la luna como escenario romántico, los dos os besaréis apasionadamente mientras os abrazáis con fuerza”

“¡Qué tontería estás murmurando! Has estado leyendo demasiadas de esas novelas de tercer grado[1]

La cara de Silvia se giró repentinamente como si estuviera ardiendo. Después de regañar a Cosette, recordó la escena durante la cena de ayer.

Oswald sospechaba que Ash y Silvia no tenían una relación simple. Ash, que fue interrogado al final, juró que nunca tocaría ni una sola fibra del cabello de Silvia.

¡La princesa y yo… no estamos en una relación!” Las palabras que Ash solía suplicar a Oswald seguían repitiéndose en la mente de Silvia.

¿El Paladín? ¡Él es solo un tipo inútil! ¡Pero Ash estaba tan asustado que usó ‘No estamos en una relación’ como escudo!”

Silvia se estaba enojando de solo pensarlo.

Pero lo que más la confundió eran sus propios pensamientos. Ella acababa de escuchar las palabras ‘No estamos en una relación’ pero, ¿Por qué estaba tan enojada por eso?

“¡Arrgh! ¡No puedo soportarlo! ¡Qué pasa conmigo!”

Cosette, mientras miraba a la preocupada Silvia, sonrió a sabiendas.

“¡La princesa también ya comenzó el viaje de la juventud!”

Anterior   Index   Siguiente

[1] El tercer grado se refiere al hentai.