Capítulo 01 La llamada de dios a otro mundo I

Academia privada Oginomiya. No sería difícil llamar a la academia el campo de ejecución al que viajo.

Recibo palizas prácticamente todos los días, lo mismo ocurre con el abuso verbal.

Es solo una fuente de dolor, no de disfrute en absoluto.

Aun así, no puedo huir de eso.

Como esta academia tiene regulaciones de dormitorios, solo puedo regresar a casa durante las vacaciones largas.

Si tratará de encerrarme en mi habitación, el profesor me arrastraría y me daría otro mal recuerdo.

Por lo tanto, fui intimidado hoy una vez más.

“¡Oi, levántate recto, cerdo!”

“¿¡Gah –¡?”

Lo escuché antes de sentirlo, un puño me había golpeado el estómago desde abajo.

Caí de rodillas y casi me desplomé.

“¡No te desmayes todavía, toma esto!”

“¡¡Agah –!!”

Otra persona pateó la parte de atrás de mi cuello con su talón. Sentí un dolor tan agudo que me hizo preguntarme si había roto algo.

Definitivamente voy a morir esta vez.

“Oye, asegúrate de besar el suelo. ¡Te conviene!”

“Geh…”

Él presionó mi cabeza con su pie. Así era como siempre, todas y cada una de las veces.

¿Qué demonios se supone que debía decir?

¿Por qué siempre tengo que pasar tanta mierda?

“Ew, es tan desagradable ~”

“¡En serio, ni siquiera quiero respirar el mismo aire!”

“Debería suicidarse”

Pude escuchar a todos en la clase abusando de mí.

¿Creéis que quiero estar aquí, bastardos?

“No te preocupes tanto, Katsuragi. ¿Ves? Al menos te estamos ayudando, puedes ayudarnos a limpiar el suelo”

El líder de los matones de la clase, Samejima Shinji, dijo eso mientras frotaba mi cara hacia adelante y hacía atrás contra el suelo.

Es un estudiante de honor que sobresale en inteligencia, apariencia y atletismo. Para agregar a eso, él es el nieto del presidente de la junta directiva, por lo que básicamente puede hacer lo que quiera y salir impune. Incluso miran hacia otro lado cuando se trata de él intimidándome.

La personalidad de Samejima es tan negra como puede ser el negro. Si no le gusta algo, se deshace de ello. Si le gusta algo, hará lo que sea necesario para conseguirlo.

Él es la personificación de la escoria en sí.

La persona que me golpeó hace un momento fue Kijima Takeshi. El que me pateó fue Mahara Keito. Personas como ellos se congregaban con Samejima como los tiburones a un tiburón.

“¿Cómo deberíamos golpear a este cerdo después, hmm?”

Tomando las peticiones de la audiencia detrás de él, Samejima se cruzó de brazos y me miró con burla.

Fue justo entonces que sucedió de repente.

“¡Qué ~!”

“¿¡Kyaaaah!?”

“¿¡Uwoooah!?”

Una luz abarcó todo el salón de clases, llenando nuestra visión, seguido por el temblor de la tierra y el sonido de algo explotando. Sentí como si mi cuerpo también estuviera suspendido en el aire.

“¿… Dónde…?”

Cuando miré detrás de mis parpados, estaba en un lugar que nunca había visto antes.

Era blanco, todo era blanco.

No había escritorios, ni pizarras, ni sillas, nada.

“¡O-Oi! ¿¡Dónde mierda estamos!?”

“¿¡Cómo puedo saberlo!?”

Los estudiantes comenzaron a hacer ruido, pero no dije nada.

Esto me permitió alejarme de ese dolor por lo menos por un momento. Me darían más puñetazos si decía algo.

Algunos comenzaron a llorar, otros llamaron a su familia. Incluso hubo algunos idiotas que insistieron en que esto tenía que ser un sueño.

No había forma de que esto fuera un sueño. ¿Cómo podríamos nosotros treinta compartir el mismo sueño?

Sin embargo, es cierto que ninguno de nosotros conocía que el infierno estaba sucediendo en este momento.

Nunca había oído hablar de un lugar como este en la Tierra.

Un mundo sin plantas, sin animales. Solo nosotros.

– Era casi como los héroes cuando eran convocados a otro mundo en los libros de fantasía.

Sucedió justo cuando tuve ese pensamiento.

“Héroes, por favor, tranquilizaos” Era una vez bellamente cristalina.

La dueña de la voz apareció de repente ante nosotros.

Un cabello plateado que le caía hasta la cintura. Ojos carmesí que encantarían a cualquier que los viera.

El tamaño de sus pechos fácilmente imaginado por las curvas visibles a través de su ropa, sus delgadas piernas complementaban su delgada cintura.

Todos los hombres tenían sus miradas fijas en esta encarnación del deseo masculino.

En consecuencia, todas las mujeres miraron fríamente a los hombres.

Espera, eso no era lo importante. ¿Qué es lo que ella acaba de decir?

“Mi nombre es Claria, la diosa que os convocó a todos aquí”

Diosa. Héroes.

Conocedor de este tema en particular, las piezas del rompecabezas cayeron en su lugar en mi cabeza, lo que me permitió comprender la verdad de nuestra situación actual.

… No hay dudas al respecto, esto es –

“Los he convocado a todos a otro mundo”

La diosa continuó exactamente como yo había predicho.

***

 

Después del shock inicial de lo que dijo la diosa Claria, todos finalmente comenzaron a calmarse y obtuvieron una explicación de ella.

En primer lugar, actualmente estamos en un plano divino donde solo se permite la existencia de dioses.

Entonces, ¿Por qué fuimos convocados a un lugar tan increíble como este? Es porque la malvada y perversa existencia llamada Rey Demonio revivió en este mundo que ella gobierna como su diosa y desea que nosotros lo derrotemos… aparentemente.

Como los que vencerán al Rey Demonio, eso nos convertirá en héroes… al parecer.

Somos tantos porque cuantos más héroes, mejor… aparentemente.

De cualquier manera, es lo que dijo la diosa, por lo que probablemente esté justificado.

Sin embargo, todavía somos estudiantes de escuela superior en la vida cotidiana. No hay forma de que podamos ir y eliminar al Rey Demonio.

– Ella también pareció entenderlo.

“Yo otorgaré a cada uno de vosotros un poco de mi poder. Todas y cada una de las piezas son muy poderosas, así que, por favor, derrotar al Rey Demonio”

Ella inclinó la cabeza profundamente.

Todos parecían reacios.

Obviamente. No es que obtendremos algo a cambio.

Estoy en contra de esto también. Definitivamente tendríamos que luchar con nuestras vidas al límite.

“Por supuesto, no puedo decir que no traerá recompensas”

– Pero todos parecían obviamente curiosos una vez que ella dijo eso.

“… ¿Recompensas? ¿Cómo qué?”

Samejima, el líder, habló.

“Otorgaré cualquier deseo”

“¡¡…!!”

La mirada de mis compañeros de clase cambió, todos comenzaron a pensar.

“E-Entonces eso significa, si derrotamos a este Rey Demonio vuestro… ¿Todos tendremos un deseo?”

“Sí, por supuesto”

“¿Cualquier cosa?”

“Cualquier deseo que desees…”

El estado de ánimo de Samejima cambió tan pronto como escuchó eso. Como alguien que siempre fue forzado a ser golpeado por él, lo sabía; sabía que sus ojos eran tan bestias como esos cuando quería tomar algo para él.

“… Entendido”

Samejima se movió para pararse delante de Claria y cayó sobre una rodilla como un caballero.

“Lucharemos contra el Rey Demonio. Traeremos la paz a tu mundo”

“Qué –“

“¡Hey todos, estáis conmigo, ¿sí?!”

Justo cuando alguien trató de estar en desacuerdo, Samejima se giró y miró a todos.

Miró al tipo que había comenzado a hablar con una intimidación bestial.

“… No, no es nada, también creo que deberíamos”

Se rindió tan fácilmente porque sabía lo que sucedería si iba en contra de él.

Los otros chicos comenzaron a estar de acuerdo también.

No dije que estuviera de acuerdo, pero no es que les importara mis pensamientos sobre esto.

Una vez que la vigésimo novena persona expresó su asentimiento, Samejima se giró hacia Claria una vez más.

“Hemos llegado a un acuerdo. Por favor concédenos el poder para derrotar al Rey Demonio”

Samejima juró su lealtad y besó la mano de Claria.

Era una gran declaración.

Aun así, Claria no parecía insatisfecha con eso. Sus mejillas incluso se sonrojaron.

Nunca lo hubiera adivinado… ¿Entonces la diosa es simplona?

“Ahora teletransportaré a todos al palacio real en la superficie. Por favor prestar vuestra fuerza al rey y ayudarlo. Ya distribuí mi poder a todos. Por favor, no lo desperdiciéis…”

“Déjanoslo a nosotros. Derrotaremos al Rey Demonio con nuestras propias manos”

“Entonces, todos, por favor. Salvar Rostalgia –  salvar mi amado mundo”

Cuando Claria dijo eso, la misma luz que antes nos volvió a rodear.

Y al abrir mis ojos, estábamos dentro de un lujoso edificio.

Había un candelabro, del tipo que solo vería en la televisión. Los autorretratos se alineaban en las paredes con una alfombra roja cubierta por la escalera.

Todos estaban tan impresionados que nadie habló.

Una mujer sola caminaba hacia nosotros.

Tomando la mano de Samejima mientras estaba liderando al grupo, ella habló.

“Héroes. Por favor, hacer lo que podáis para salvar Rostalgia”

No podríamos huir de esto nunca más.

Así es como comenzó nuestra vida como héroes.

Anterior   Index   Siguiente