Capítulo 09 El comienzo de la guerra de muerte III

Después de haber tomado un buen y largo descanso en los suaves muslos de Hamakaze, me senté cerca de la escalera que conducía al piso cincuenta y nueve.

Ella estaba sentada enfrente de mí. El hecho de que estemos cerca de las escaleras es para que podamos escapar en caso de que ocurra alguna situación inesperada.

Resumiré lo que escuché que sucedió de Hamakaze.

Ella recogió mi mitad inferior y corrió. Ella dijo que una vez que morí, el enemigo no continuó su asalto.

También dijo que la figura de lo que me mató parecía ser similar a la de un ser humano.

“¿Estás segura de que es eso lo que viste?”

“Sí. Daichi, lo que te mató no fue un demonio. Era como nosotros”

Un humano. En la mayoría de las mazmorras, eso no sería demasiado sorprendente. Había personas con el trabajo de aventurero, después de todo.

Sin embargo, no debería haber muchos en Rigal Den, y mucho menos ninguno de ellos hasta el piso sesenta hasta ahora inexplorado.

Bueno, supongamos que lo que Hamakaze dijo hasta ahora es verdad.

Si tuviera que decir si eso ayudó a nuestra situación, diría que no.

“Si se trata de un ser humano, ¿Quizás te dejaría pasar si le hablas?”

“No, no puedo ver que vaya a ir bien”

Si no quería atacarme por alguna razón, dudo que me hubiera atacado con tanta hostilidad desde el primer momento. Ser cauteloso con alguien que no conocías sería lo suficiente natural, pero vino a mí con la intención de matar antes de que tuviera la oportunidad de decir o hacer cualquier cosa.

“Más o menos, no creo que alguien que deba ser sellado así tenga una disposición muy amigable”

“Si eso es verdad”

“De cualquier manera, creo que lo que sea que era lo que me mató allí va a ser importante para lo que suceda de aquí en adelante”

Esa fuerza estaba más allá de lo anormal. En comparación, los demonios con los que hemos luchado hasta ahora no han valido la pena. Era una gran diferencia.

“¿Qué quieres decir?”

“Si puedo vencerlo y tomarlo como un esclavo fuerte, debería hacer que nuestra mazmorra sea mucho más fácil de conquistar. Incluso podrías decir que en el momento que le mate, habremos completado la mazmorra”

“Me pregunto si esta mazmorra está aquí para sellarle”

Hamakaze tomó mi opinión y no la negó. Por el contrario, ella señaló algo que se me había pasado.

Realmente, tener a otros que pudieran señalar cosas que pasé por alto es de gran ayuda. No es como si fuera perfecto, solo un tonto ignoraría los pensamientos de otras personas sobre algo. Esclavo o lo que sea, usaré lo que pueda conseguir.

“Eso suena razonable. En cualquier caso, solo hay una manera de ir”

Era fácil de decir, pero sería un obstáculo difícil de superar.

Sin embargo, no hay forma de que me detenga aquí. Tengo que vencer a Samejima.

“Hamakaze. ¿Cómo morí? ¿Qué me mato? Dime todo lo que recuerdes”

Cuando dije eso, Hamakaze hizo un boceto en el suelo con sus dedos, y me lo explicó mientras lo hacía.

“Y luego de repente caíste al suelo como una roca, Daichi. Después de eso…”

“¿Mori?”

“Sí. El resto de lo sucedido es lo que dijiste antes”

Eso. Estoy atrapado en eso allí mismo.

¿Por qué el enemigo ignoró a Hamakaze haciendo eso?

Cuando ella me recogió, ella también debería haber estado dentro del alcance del enemigo.

¿Había algún tipo de razón…?

Definitivamente no habría perdido la oportunidad si fuera yo. Definitivamente habría ido a matar.

¿Por qué el ataque… tal vez no era que no lo hizo, sino que no podía?

Esa habitación estaba sellada por esas cadenas. Eso era para que la criatura dentro de la habitación no pudiera escapar.

Pero Hamakaze fue capaz de destruirlas fácilmente con su magia.

“… ¿Huh?”

Sentí algo de eso.

Si las cadenas que lo sellaban eran lo suficientemente débiles para ser destruidas por la magia de rango Spirit, debería haber sido capaz de liberarse.

Y, sin embargo, todavía no podía irse.

En otras palabras, ¿Tal vez la cadena no era lo único que la detuvo y hay algo que le impedía usar su fuerza fuera de la habitación?

Las piezas cayeron en su lugar.

“Hamakaze. ¿Dónde estaba mi cuerpo cuando morí?”

“¿Tu cuerpo? Justo dentro de la entrada… ¿Por qué? ¿Has descubierto algo?”

No puede salir de la habitación. No puede hacer nada fuera de la habitación.

En ese caso, tengo muchas estrategias con las que puedo trabajar.

“Me mató… tendré que devolverle el favor en su totalidad, ¿No es así…?”

Me levanté y sacudí el polvo de mis pantalones. Hamakaze ya se había arreglado y se había parado a mi lado.

“Vamos a matar a ese monstruo”

“Como desees, Daichi”

Nos movimos para reunir las cosas necesarias para implementar la estrategia que tracé en mi cabeza.

Anterior   Index   Siguiente