Capítulo 19 Guíanos, héroe IV

Punto de vista de Tamaki Yui

Después de que escapáramos de Rigal Den, aproximadamente la mitad de nuestros compañeros de clase se alejaron de las peleas. Después de todo, el miedo a los demonios había echado raíces en su mente.

Sin embargo, nosotros, el resto de los que estábamos mejor mentalmente, fuimos enviados a capturar una nueva mazmorra. Guiados por un hombre llamado Yuuji como guardaespaldas.

Como alguien que, de manera calculadora, atrapó el corazón de Hayase y sonrió incluso durante mis obvias molestas, es un tipo bastante raro. Es una persona tan amable que incluso se dirigió a salvar a Mahara, que ha estado lanzando quejas y estuvo contra él todo este tiempo, sin siquiera pensar en abandonarle.

“Me preguntó si todos están bien…”

“E-Estarán bien. Yuuji y todos son fuertes”

“¿Hmmm? Entonces dices el nombre de Yuuji, ¿Pero Minamoto y Mahara son todos?”

“¡Ah, no tenía ningún significado más profundo para eso!”

… Su rostro se puso más y más rojo, eh…

Hayase ya es la esclava de Yuuji en este momento. Bueno, dada su posición y la forma en que suele ser tratada, no hay mucha ayuda para eso.

Su amor por los libros junto con su tranquila personalidad y timidez, estoy bastante segura de que esta es la primera vez que le han hablado así. Hayase parece estar disfrutando, así que la dejaré ~

… Aun así.

“Se están tomando tiempo, ¿verdad?”

Eché un vistazo a mi reloj y vi que ya se habían ido por una hora. Supongo que tomara un buen tiempo para cuidar de una Monster House.

… O bien.

El peor de los casos cruzó por mi mente.

No quiero ver a nadie morir nunca más.

Perdí a mi mejor amiga en Rigal Den.

Su nombre era Hamakaze Shuri. Como persona de tipo mascota de clase, Shuri, Nanami y yo éramos buenas amigas.

Incluso después de venir a este mundo, nos animamos mutuamente a hacer todo lo posible por ser héroes.

Sin embargo, en ese día… Shuri tardó en escapar y se quedó atrás. Nanamin trató de ir a ayudarla, pero Samejima la detuvo.

Pero no puedo culpar a Samejima por eso. También le había dado a mi vida prioridad, después de todo. Ni siquiera había tratado de ayudarla.

“…”

Me sacudí los malos pensamientos confundiendo mi mente.

Estar parada en estado de alerta durante tanto tiempo en una cueva tan oscura y húmeda es difícil de soportar por mucho tiempo.

Incluso mirando a su alrededor, todo es lo mismo. Solo mi reflejo en los cristales.

Qué deprimente…

Sucedió casi como yo pensaba eso.

“¡Oh, Yuuji!”

Escuché la alegre voz de Hayase a mi lado.

Me parecía que Yuuji había regresado. Corrimos hacia él rápidamente.

Todavía manteniendo esa misma anterior y amable sonrisa, Yuuji le dio unas palmadas a Hayase en la cabeza. Lo que era diferente, sin embargo, era la sangre y las heridas que le cubrían.

Parecía que la pelea fue muy estrecha.

“Lo siento, os hice esperar. Me llevó bastante tiempo. ¿Estáis bien?”

“¡S-Sí! ¡Tamaki me protegió!”

“¿Es así? Tamaki, buen trabajo”

También me dio suaves palmaditas en la cabeza.

H-Hmmm… esto… esto es embarazoso.

INPAGE5

“¡N-No me trates como a una niña! ¡También puedes dejar de darme palmaditas en la cabeza!”

Él sonrió como si estuviera preocupado cuando dije eso.

“No, bueno, tenía que hacer esto, para que no pudieras escapar”

En el siguiente momento, vi a Hayase-san… cayendo, detrás de Yuuji.

¿Huh? ¿qué?

“¿¡Hayase!?”

Le sacudí la mano y fui a buscar a mi compañera caída. Sin embargo, no pude moverme del agarré del brazo.

“¿¡Yuuji!’ Por qué, ¡Déjame ir!”

“No te preocupes. Hayase no está muerta, no tengo la intención de matarla tampoco”

“¿Huh? ¿Q-Qué estás… kyah-?”

Yuuji me agarró con sus brazos y me atrajo en un abrazo.

“¿¡Y-Yuuji!? ¡¡Este no es el momento para bromear!!”

“Esto no es una broma. Soy muy serio aquí. Incluso ahora, estoy deseando que llegue”

Acercó su cara a la mía y me susurró dulcemente al oído.

“Para matarte”

Sin embargo, lo que susurró no era amor, sino una sentencia de muerte.

“¿¡Q-Qué!?”

Antes de que pudiera terminar, sentí un fuerte impacto en la parte posterior de mi cuello.

Mi… vista… se estaba desvaneciendo.

Con eso, perdí el conocimiento.

Anterior   Index   Siguiente