Capítulo 29 Aquel que resucitó de la muerte VII

“¿¡Cómo… cómo!? ¿Cómo estás vivo?”

“… Cállate, tú jodido falso cuerpo”

Apreté mi agarre en su cabeza y escuché el sonido sordo de un hueso romperse.

“¡Aaaaaah!”

“Te acabo de decir que te calles”

Sin soltar su cabeza, le dejé caer al suelo.

“¿¡Gahahaha…!?”

Su pecho se estrelló contra el suelo, Fantra tenía problemas para respirar. Dado que tenía el dedo medio en el pulgar, parecía que aún tenía intención de resistirse.

Le di un golpe en los dedos.

Fantra ni siquiera podía gritar correctamente.

“Ya no necesitas tus dedos, ¿verdad?”

Diciendo eso, rompí los dedos en su mano derecha uno por uno. Para su mano izquierda, los doble hacia atrás a los nudillos como para que sus huesos pudieran verse atravesando su piel.

“¿¡Uaaaaah!?”

Ni siquiera podía entender lo que estaba tratando de decir. Si él pensaba que iba a terminar con eso, estaba completamente equivocado.

Cuando volví en mí, vi lo mal que estaba Shuri. Vi a Tamaki derrumbarse. Vi a Leadred atada.

Puse mi mano en el abdomen de Fantra mientras él rodaba por ahí, atormentado por el dolor.

“[Wind cut]”

La hoja de viento atravesó su cuerpo sin piedad.

“Pa-Para…”

Logré que suplicara por su vida. No me detuve, obviamente.

Solo lo mataré después de que lo castigue tanto que prefiera la muerta.

“[Earth chains]”

Las cadenas que brotaban del suelo tomaron los brazos y las piernas de Fantra y los alejaron unos de otros. Después de eso, la cadena se transformó en espinas.

Naturalmente, las púas se clavaron en su carne cuando se tensó.

“¿¡Ah!?”

“Hombre, lloras mucho. ¿Quizás tampoco necesites esa boca tuya? ¿Supongo que podría quitarte la nariz mientras estoy en ello?

“¿¡!?”

“[Wind slice]”

La pequeña y comprimida hoja de viento cortó su nariz, silenciosamente cortándola de su cara.

“- ¿¡!?”

Él dejó escapar un grito oculto.

Para entonces, Fantra prácticamente no podía respirar.

Espuma comenzó a burbujear en su boca cuando comenzó a luchar. Con los ojos cada vez más vacíos, parecía que estaba a punto de desmayarse.

“[Water ball]”

Rocié su cuerpo con agua, asegurándome de que no tuviera el lujo de perder el conocimiento. Con el agua empapando en sus heridas, Fantra intentó liberarse de nuevo.

Sin embargo, no pudo moverse. Él tampoco podía escapar del dolor que sentía.

Todo lo que pudo hacer fue sufrir.

“… Todavía no he terminado contigo, todavía tienes que cumplir con el pago de Shuri y Leadred. Así que terminemos con lo siguiente, ya no tengo tiempo para jugar contigo”

“…”

Fantra no pudo decir nada más.

Manchas de sangre cubrían su piel. Su expresión era la de una persona mirando la muerta en la cara.

Convencido de que Fantra había perdido su voluntad para vivir, llamé a la persona más merecedora de los honores, la que estaba tratando de mantenerse y quitarse el polvo ella sola.

“¡Tamaki!”

“¿Q-Qué? Oh, esas cosas al final solo eran un acto, ¿De acuerdo? ¡Tengo talento en eso!”

“Sí, definitivamente podrías ser una actriz o algo así”

Cuando seguí con su observación alegre y bromeé con un sentimiento de gratitud por lo que hizo, me miró con recelo.

“… ¿De verdad eres Katsuragi? El Katsuragi que conozco nunca sonreiría así”

“No me hagas herirte, escudo”

“Sip, eres ese Katsuragi”

Tamaki se rió como una chica traviesa que tuvo éxito en una broma.

¿Qué clase de lógica debería… no, ahora no es el momento para eso? Vamos a centrarnos en este tipo por ahora.

Pero hay algo que tendré que hacer primero.

“Tamaki. Tienes que dar el golpe final”

Al oírme decir eso, Tamaki pareció desconcertada.

“Eh, ¿Por qué? ¿Por qué no lo haces? Los cristales están agotados, ¿Ya no podrá revivir…?”

Como dijo Tamaki, los cristales que habían estado brillando alrededor de la habitación habían perdido su luz.

“Idiota. Incluso sin usar el mama de los cristales, siempre podría usar el suyo. No es como si le creyera cuando dijo que eso eran todos los cristales tampoco”

“Oh verdad”

Tamaki aplaudió al darse cuenta.

“¿Huh? Entonces revivirá incluso si lo matamos…”

“Si eso es todo, entonces no te preocupes. Tuve una conversación con alguien”

“¿Una charla? ¿Con quién?”

“Alguien querido”

No es mi amada, pero esa tipa es.

Tamaki solo inclinó su cabeza confundida, pero era mejor para mí decir solo eso, al menos mientras Fantra aún podía oírnos.

“Aparte de eso, fuiste la figura principal hoy. Lo hiciste genial, Tamaki. Deberías llegar a matarlo”

“Bueno, si insistes, supongo que no me detendré. Nada que hacer más que hacerlo”

Tamaki se encogió de hombros como si no tuviera otra opción, pero sonrió de todos modos.

“[Triple guard]”

En el aire sobre Fantra, que se tambaleaba entre la vida y la muerte, Tamaki creó sus escudos de hielo.

“¡¡Aplastar!!”

Con el brazo estirado hasta las puntas de los dedos, los hizo girar en un arco.

Los escudos blancos como la nieve aplastaron su existencia.

Anterior   Index   Siguiente